Las transferencias suman $211 millones en total hacia María Soledad Ramírez, quien justificó el asunto como “temas personales”, relativos a sus hijos y la venta de inmuebles.

La fiscalía de Rancagua investiga una nueva arista relaciona al caso Caval, en virtud de un oficio enviado por el fiscal jefe Sergio Moya al contralor Jorge Bermúdez, el 9 de febrero pasado, en el que solicita el contrato de trabajo o decreto de nombramiento y la declaración de patrimonio de María Soledad Ramírez, ex esposa del gestor inmobiliario Juan Díaz.

Según consigna “El Mercurio”, los persecutores indagan sobre una serie de traspasos de dinero realizados por el imputado a su ex mujer por $125 millones en abril de 2015 y, además, otras transferencias que suman un total de $86 millones.

Ramírez, quien es la fiscal jefa de la división jurídica del Instituto de Previsión Social desde mediados de 2013, declaró en calidad de imputada de la causa el pasado 22 de diciembre, en donde justificó esas transferencias “temas personales”, relativos a sus hijos y la venta de inmuebles.

Lo que se busca precisar es si Ramírez recibió dinero proveniente de algún imputado del caso Caval, es por esto que su abogado, Carlos Astorga, entregó al fiscal varios documentos de la mujer para colaborar con la investigación.

Share

About Author