Tecnología — 20 agosto 2013

La reciente decisión de Adobe de que Photoshop funcione por suscripción abrió la puerta a nuevos programas de retoque fotográfico. Este es el nuevo escenario.

Durante la mayoría de sus 23 años de existencia, Photoshop ha dominado el retoque y el diseño digitales alrededor del mundo.

 

En los años 90, su popularidad creció gracias a una serie de herramientas que marcaban un antes y después en la historia de la fotografía.

 

Este éxito tuvo que ver también con el hecho de que se podía piratear con facilidad, lo que le permitió el acceso a millones de usuarios.

 

El software se podía encontrar en la computadora de un diseñador en una gran agencia de publicidad, así como en la de un estudiante de primer año de universidad.

 

Los creadores del programa, Adobe, dicen que nueve de cada 10 imágenes que vemos en cualquier lugar que nos rodea, incluyendo las que se encuentran en los recipientes de alimentos, carteles, catálogos y latas de pintura, por ejemplo, han sido procesadas en Photoshop.

 

No extraña que Photoshop, tanto en inglés como en español (fotoshopear), se haya convertido en un verbo.

 

Pero en junio de este año, Photoshop hizo algo que sorprendió a muchos (aunque Adobe lo había estado pensando durante algún tiempo): se convirtió en un software por suscripción que ya no está disponible como un producto en caja en las tiendas.

 

Ahora las ideas, imágenes y diseños sólo pueden circular dentro de un estricto límite de tiempo. A menos que se pague por más duración.

 

Share

About Author