Andrés Lage se prepara para Tokio contra viento, marea

Iván Holguin López / @ivan_baloncesto

Los Juegos Olímpicos de Tokio fueron pospuestos para el año 2021 debido a la pandemia de Covid-19, y para la magna cita la delegación criolla solo presentaba —hasta el momento de la suspensión— 19 atletas clasificados. Uno de ellos es el velerista Andrés Lage, quien actualmente vive un suplicio en su preparación para los JJOO.

El criollo quien consiguió su clasificación a la cita universal en el Southamerican Selection celebrado en noviembre 2019 en Marina da Gloria de Río de Janeiro. Tras nueve regatas, el valenciano de 28 años de edad, cerró en la cuarta casilla con 28 puntos. “Este es el sueño de toda mi vida y yo voy a seguir luchando por eso”, declaró el criollo.

Pero la clasificación del criollo a los Juegos Olímpicos, no estuvo apoyada por los entes deportivos nacionales, sino que el dinero de todo su ciclo olímpico salió de su bolsillo. “Yo llevo 5 años en esta campaña olímpica y en ese periodo nunca recibí ni un centavo de los entes deportivos pertinentes. Toda la preparación, todos los materiales los tuve que costear por mi cuenta. Clasificarme fue prácticamente un milagro, que conseguí con el sudor de mi frente y causó mucho revuelo en el mundo de la vela olímpica”, comentó el velerista quién se quejó de no recibir ningún tipo de apoyo.

El nacido en Valencia, actualmente se encuentra trasladándose en una van (su camioneta) desde Polonia hasta Alemania donde mañana participará en la Semana Olímpica Alemana. Pero la van no solo es su medio de transporte, sino que también se ha convertido en su lugar de residencia durante su campaña olímpica. “Yo llevo prácticamente viviendo 3 años en la van, donde me desplazo a las regatas. El poco dinero que tenía o lo usaba para pagar un alquiler o la inscripción en los eventos”, admitió el criollo, que cuando no se tiene que estar trasladando para competencias vive en el club donde entrena. Lugar en donde le habilitaron un baño y una cocina.

Lage consciente de su complicada situación vino al país en febrero de este año, para reunirse con el ex ministro del Deporte, Pedro Infante, a quien presentó un presupuesto para materiales (equipo), traslado, inscripciones y entrenadores. “Solo recibí el 10% de lo que necesitaba para una preparación digna, con la promesa de que luego recibiría el resto. Pero con la pandemia todo se detuvo, sin embargo, cuando los demás atletas retornaron a la acción yo esperaba poder hacerlo y contar con el apoyo del Ministerio, pero quedó en la nada” sentenció el valenciano que no cuenta con entrenador porque no tiene como pagarle.

“El único apoyo que recibo es la beca solidaria que brinda el Comité Olímpico Internacional, pero solo me alcanza para comer”, comentó Lage. El velerista además de haber conseguido un boleto a los JJOO tiene la dicha de haber terminado octavo en el campeonato mundial de 2019.

A pesar de todas las complicaciones ha estado participando en diferentes eventos en Europa, que el propio Lage considera como el lugar ideal para participar. “Durante la cuarenta estuve dentro del club en mi habitación tenía una bicicleta con un rodillo y unas pesas y entrenaba aproximadamente 5 horas al día, haciendo 3 horas de rodilla en la bicicleta, en eso consistió mi entrenamiento”, concluyó el velerista.  

Lage tenía su primera competencia del año 2020 en Marzo en Palma de Mallorca, después disputaría la Copa del Mundo en Génova y luego el Campeonato del Mundo, nuevamente en Palma de Mallorca, pero la pandemia suspendió todos los eventos.