Con traspié del Gobierno incluido: la ripiosa votación de la Ley de Migración que seguirá debatiéndose la próxima semana en el Senado

Senado - ATON

Si se tuviera que definir la votación en la Sala del Senado del proyecto de Ley de Migraciones y Extranjería, sería como una discusión ripiosa. No ha sido compleja, pero ha estado llena de polémicas que han dilatado la aprobación de cada uno de sus artículos por separado, ya que así lo pidieron los senadores opositores impulsores del proyecto.

Todo comenzó este miércoles, día en que, tras una jornada extensa, solo se aprobaron tres artículos: el referido a oportunidades de búsquedas laborales; el que dice que “las mujeres migrantes tendrán acceso a todas las instituciones y mecanismos que resguarden su bienestar. Las mujeres embarazadas, víctimas de trata y tráfico de migrantes, o de violencia de género o intrafamiliar, tendrán un trato especial por el Estado, garantizando una visa que regule su permanencia” -este último fue el más polémico y debatido este miércoles- y el que señala que los beneficios y prestaciones de seguridad social solo tendrán efecto para aquellos extranjeros que hayan residido en Chile por un período mínimo de 24 meses.

Este jueves, en la mañana, debían tratarse el resto de los artículos, quedando más de 22 pendientes. Sin embargo, no alcanzaron a zanjarlos todos en su totalidad, dejando el resto de la discusión para la próxima semana.

Durante esta jornada, el Senado aprobó otros tres artículos del proyecto. El primero, relacionado con la reunificación familiar, fue aprobado con 26 votos a favor y 13 en contra. En concreto, el inciso señala que «los residentes podrán solicitar la reunificación familiar con su cónyuge o con aquella persona que mantenga una relación que, de conformidad con el derecho aplicable, produzca efectos equivalentes al matrimonio».

El texto incluye «padres, hijos menores de edad, hijos con discapacidad, hijos solteros menores de 24 años que se encuentren estudiando y menores de edad que se encuentren bajo su cuidado personal o curaduría, debiendo el Estado promover la protección de la unidad de la familia».

Traspié del Gobierno

El segundo punto votado fue el que hacía referencia a la regulación del ingreso regular, el que dice que el Presidente de la República es quien definirá la Política Nacional de Migración y Extranjería, para lo cual debe tener en consideración diversos elementos. Uno de ellos es el «velar por el mantenimiento de altos índices de regularidad de la población migrante».

En este punto, el Gobierno sufrió un traspié, al rechazarse una indicación sobre “ingreso irregular” de migrantes. En este entendido de que el Presidente define la política migratoria, se deben tener en consideración diversos elementos. Uno de ellos es el “velar por el mantenimiento de altos índices de regularidad de la población migrante”, disposición que fue aprobada por unanimidad.

En este punto, sin embargo, el Ejecutivo presentó una indicación que además establecía evitar “el ingreso irregular”. Dicha indicación fue rechazada con 19 votos a favor y 20 en contra. Los que rechazaron esta indicación aseguraron que  era “redundante” incorporar esa frase y que los índices de irregularidad no se deben al ingreso, sino a que después de haber llegado al país por un período no se fueron y no regularizaron su situación.

Por otro lado, los que estaban a favor de la iniciativa advirtieron que se debe desincentivar la migración irregular.

Autorización previa o visa

Finalmente, el tercer artículo aprobado habla sobre la autorización previa o visa para entrar al país. En ese sentido, se aprobó una disposición que señala que «no requerirá autorización previa o visa para el ingreso y estadía en Chile quien lo haga en calidad de titular de un permiso de permanencia transitoria».

También se mantuvo la norma que establece que por motivos de interés nacional o de bajo cumplimiento de las normas migratorias por parte de los nacionales de un país en particular, se podrá exigir una autorización previa o visa otorgada por un consulado chileno en el exterior.

En este punto había una frase que hablaba del bajo cumplimiento de las normas migratorias, la que había sido eliminada por la Comisión de Derechos Humanos, por lo que se sometió a consideración de la Sala, que rechazó dicha eliminación con 18 votos a favor, 24 en contra y una abstención.

Luego, la Sala aprobó con 24 votos a favor, 4 en contra y 12 abstenciones mantener dicha norma.