Crean un motor a reacción hipersónico capaz de alcanzar cualquier parte del planeta en menos de dos horas

Si alguna vez habías imaginado con poder llegar a cualquier parte del mundo en tan solo unos minutos, en China ya han logrado crear un motor a reacción hipersónico que podría ser utilizado en futuribles aviones de pasajeros para alcanzar cualquier parte del planeta en menos de dos horas.

Y es que un grupo de científicos chinos ha construido un motor a reacción hipersónico llamado Sodramjet que es capaz de alcanzar velocidades de aproximadamente 19.756 km/h, con lo que se podríamos llegar a cualquier parte del mundo en menos de dos horas.

De momento queda mucho tiempo para verlo en un posible avión, y ahora mismo se está probando en túneles de viento un prototipo que ha conseguido alcanzar hasta nueve veces la velocidad del sonido logrando un rendimiento único en eficiencia de combustible, estabilidad operativa y en cuestiones de empuje.

Los científicos del Instituto de Mecánica de la Academia China de Ciencias, afirman que este motor podría incluirse en aviones transatmosféricos reutilizables que despegarían horizontalmente de la pista de un aeropuerto, acelerarían a la órbita alrededor de la Tierra, luego volverían a entrar en la atmósfera y finalmente aterrizarían en un aeropuerto destino.

La información, adelantada por el South China Morning Post, afirma que el motor consta de tres componentes principales sin ninguna parte móvil entre las que figuran una entrada de aire, un inyector de hidrógeno y una cámara de combustión.

En teoría el motor sería capaz de acelerar una aeronave hasta 16 veces la velocidad del sonido pero no se ha alcanzado en las pruebas de túneles de viento. Consideran que los motores hipersónicos actuales son demasiado débiles, caros e inestables, pero su tecnología sería capaz de llegar a los vuelos comerciales embutiéndoles en velocidades supersónicas.

Se trata de un posible invento muy interesante que podría hacer que los interminables viajes de avión sean solo cuestión de minutos, aunque parece que no será algo que veamos en el presente siglo.