Dos caras de una misma moneda: Encuesta de la UC cifra en 312 mil los puestos de trabajo creados en agosto mientras que Conatracops dice que ha habido 400 mil despido en el sector comercio por la pandemia

Dos realidades contrastantes es la que muestra el mercado laboral, fuertemente golpeado por la pandemia de covid-19 en Chile y el mundo.

Por un lado están los resultados de la última encuesta del Centro de Estudios Longitudinales de la Universidad Católica, que revela que la proporción de personas empleadas respecto a la población en edad de trabajar fue de 44,3 por ciento en agosto, dando cuenta de un freno en el deterioro.

Lo anterior se traduce en la creación de 312 mil puestos de trabajo en el último mes: 131 mil para hombres y 181 mil en el caso de las mujeres, señalaron los autores del estudio.

Por otra parte, la tasa de desocupación se ubicó en 9,1 por ciento.

Sin embargo, en una nota negativa, la encuesta del Centro de Estudios Longitudinales de la UC recoge que en los últimos 12 meses, se perdieron al menos 2,1 millones de empleos en el país.

La otra cara de la moneda

La otra cara de la moneda muestra una realidad completamente distinta. De acuerdo a un estudio encargado por la Confederación Nacional de Trabajadores de Comercio (Conatracops), 400 mil personas del sector han sido despedidas a raíz de la pandemia y otras 200 mil se encuentran con contratos suspendidos.

El sondeo da cuenta de 1,5 millones de empleos perdidos y otros 800 mil suspendidos en lo que va de 2020. «En el global, estas cifras se agravan al sumar 1.600.000 trabajadores informales y por cuenta propia que han perdido o reducido significativamente sus niveles de ingresos», sostuvo Conatracops.

Desde la Confederación consideraron que estos resultados son consecuencia de una «estrategia sanitaria titubeante y las medidas económicas erráticas y tardías del Gobierno que han sumado ya 7 meses de duración de la crisis».

«En el sector comercio, en particular, los datos de cierre de empresas, baja en las recaudaciones, reincorporación de trabajadores a sus labores y expectativas de recuperación, muestran niveles extremadamente críticos», añadió.

«Los desafíos para el sector son la recuperación de la actividad económica, del empleo, la vuelta al trabajo seguro de trabajadores y clientes, la regulación del teletrabajo y de las ventas digitales, que tienden a precarizar las condiciones laborales», finaliza la investigación.