El reencuentro entre Bale y Zidane tendrá que esperar

Daniel Abreu | @dandjabreu

Zinedine Zidane les dio dos días de descanso a los miembros de su plantilla que jugaron con sus respectivas selecciones la semana pasada, mientras muchos esperan el encuentro entre el entrenador blanco y Gareth Bale.

El técnico ha expresado en anteriores oportunidades que no quiere al galés dentro de su plantilla y espera que se vaya lo más pronto posible. Mientras, el extremo también desea marcharse del conjunto merengue pero se niega a bajarse el sueldo para facilitar la operación.

Bale que fue convocado con la selección de Gales no se ha presentado en Valdebebas desde hace más de un mes y se esperaba que asistiera hoy al entrenamiento antes que el entrenador anunciara sus días libres.

Mientras se concentró para los encuentros internacionales, el extremo rompió el silencio en una entrevista y señaló que han existido varios clubes que querían hacerse con sus servicios la pasada temporada pero que el conjunto se negó a dejarlo salir.

Zidane no soporta tenerlo dentro del vestuario y su actitud no la considera positiva para sus compañeros. Ha demostrado que su compromiso con el equipo es casi nulo y su alto salario es un enorme problema para el Madrid que paga 17 millones por un jugador que no aporta nada.

Bale sigue perteneciendo al conjunto merengue y tendrá que presentarse a los entrenamientos hasta que se llegue a un acuerdo por su traspaso que hasta los momentos no parece estar cerca y alimentara el morbo entre el galés y su entrenador.