El «Tricampeonato» de Lara, una meta que parte de la planificación

Pablo Alejandro Rondón| @PablinhooAlee

CARACAS. Como ya ha sido habitual en las últimas temporadas, Cardenales de Lara ha dado cátedra de cómo trabajar con planificación y con las bases para que los resultados lleguen. Cada aspecto antes de ser ejecutado, es pensado dentro de las oficinas, dugout y luego pasan al terreno de juego. Este jueves vuelven a dar muestra de ello, al escoger a Silvino Bracho como su adición a la final, en la que buscarán el tricampeonato.

“Parte de la filosofía de Cardenales en todos estos últimos años siempre ha estado en reforzar el pitcheo, qué nunca está de más. En este año, sobre todo por lo complejo y difícil y como he dicho en otras oportunidades, si algo ha sufrido más las consecuencias de esta temporada corta y de tantas situaciones alrededor, con jugadores que tenían 12 meses sin jugar eran los pitchers”, comentó Carlos Miguel Oropeza, al canal IVC cuando fue consultado por sus decisiones en los drafts.

“Ellos son un tema más difícil de preparar, toman más tiempo para poner a tono y solo tuvimos 10-11 días para prepararlos, y por ende hubo más temas de dolencias, lesiones en el cuerpo de pitcheo. Ya en esta etapa donde estamos, de semifinales y ahora final, hemos tenido cansancios y lesiones”, prosiguió.

A la hora de hablar del serpentinero derecho, quien viene de ser Cerrador del Año y Regreso del Año, pese a que no ha lanzado desde el final de la ronda regular, el directivo justificó su escogencia. “Reforzar esos innings finales, sobre todo frente a esa ofensiva tan aguerrida como la de Caribes de Anzoátegui, que tal vez es su carta de presentación, creemos que la estrategia ideal para enfrentarlos es tener una mejor fortaleza en los finales de los juegos, y qué mejor que el Cerrador del Año”.

Ya el rol lo decidirá el cuerpo técnico alado, pero tener al diestro con experiencia en Grandes Ligas era un tema discutido en el tren gerencial, que lo ven junto a otros apagafuegos de confianza del club. “Se va a unir a los brazos de Yapson Gómez, Ricardo Gómez, Vicente Campos, más todo el resto del staff”.

Pese a la inactividad, Oropeza vuelve a apelar a la planificación para decidirse por el diestro. “No teníamos mayor duda porque a lo largo de las semifinales, a medida que iba transcurriendo, tuvimos contactos con Silvino, porque eso se pudiese dar y él se mantuvo trabajando todos estos días, hizo bullpen, enfrentó bateadores y si bien eso no se compara con el calor de un juego como tal, no es que estaba parado. Estaba consciente que podía ser una posibilidad real que algo sucediera y  estoy seguro que nosotros fuimos el único equipo que lo contactamos”.

El lanzador de 28 años tiene una carrera de 92 encuentros trabajados en MLB, con efectividad de 4.82 y récord de 2-2, todo en 89.2 entradas de labor. Posee 94 ponches y trabajó en un solo encuentro durante la temporada 2020, por lo que vino a Venezuela a acumular cotejos, actuaciones que lo relancen, así que una final puede ser el escenario ideal de su retorno a los grandes escenarios.

También en la rotación. En cambio, el mánager crepuscular José Moreno apeló a la planificación en situaciones de juego como la semifinal frente a Tigres de Aragua, en la que tuvo que realizar movimientos en su rotación a lo largo de la serie.

 

El último fue utilizar con dos días de descanso a Henry Centeno, abridor del tercer y quinto juego, mientras que para el séptimo y decisivo duelo salió con Williams Pérez, quien estaba entre algodones.

“Ninguna decisión en el béisbol se hace sin pensarla, sin planificar, cuando tomamos la decisión de irnos con Henry teníamos la posibilidad de terminar la serie de una vez (iba 3-1 a favor) y él no había hecho muchos lanzamientos en su salida anterior, pensamos que era el indicado que nos podía dar la oportunidad de pelear el juego con el lanzador de Tigres, lamentablemente no salió como esperábamos”, explicó el dirigente al programa Extrainning, de Meridiano Televisión.

Sobre el iniciador nativo de Acarigua, expuso “teníamos la planificación que Williams (Pérez) iba a estar listo después de todos los exámenes y nos dieron la luz verde para usarlo”, por lo que le dio la pelota en el choque definitivo, que terminó por darles el pase a su quinta final corrida.

El estratega nunca se confió pese a que su contrincante fue el único que accedió a la instancia con récord negativo, al contrario, lo estudió bien para contrarrestarlos. “No había que subestimar al contrario, aunque muchos de los que hablan de béisbol decían que era en el papel uno de los más débiles de las semifinales pero tenía un róster muy ofensivo, y pudimos sacar los juegos”.

Para vencer a los felinos en siete juegos, apeló a las ganas y el espíritu de sus dirigidos. “Los muchachos vinieron con todas las energías posibles y sacaron la casta de campeón para obtener los resultados que estábamos esperando”, detalló.

Moreno, piloto campeón de la campaña 2018-2019, puede ser el tercero que gana un título tras ser nombrado Mánager del Año (desde la 2003-2004). Eso no lo distrae, pero si agradece a quienes lo llevaron hasta ganar su primer galardón como timonel.

“Es un orgullo pero es un premio que no se gana solo, es la contribución de los peloteros, el apoyo del staff, la oficina por darme la oportunidad de estar al frente de la organización, es un trabajo de todos”, expresó el nativo de Punto Fijo, quien no se desvía de lo que realmente quiere obtener.

“Lo que queremos es ser campeón, que es el premio que queremos, ser campeones de Venezuela”, avisó el dirigente de Cardenales de Lara, que buscará emular a Industriales de Valencia, Leones del Caracas y Tigres de Aragua, como los únicos tricampeones de la LVBP.