En la agonía política para encontrar una salida al peligro del desabastecimiento, camioneros deponen el paro mientras Piñera traspasa responsabilidad al Congreso

Luego de siete días de movilización y tras una serie de señales de desabastecimiento en el sur y la amenaza de una acusación constitucional contra el ministro del Interior Víctor Pérez, la Confederación Nacional de Transportes de Carga de Chile (CNTC) decidió bajar el paro.

El anuncio fue hecho desde La Araucanía por José Villagrán el presidente de FedeSur, una de las organizaciones más duras de la CNTC, quien señaló que “hemos llegado a un acuerdo con el Gobierno en todas nuestras peticiones», con lo que se puso fin a la movilización.

En Santiago, el Presidente Sebastián Piñera tomó protagonismo en la situación y en una actividad en terreno -de anuncios de nuevos beneficios económicos para las pymes- se refirió al fin de la movilización, sin perder  la oportunidad de hacer un nuevo gesto hacia las demandas de los camioneros.

«Hoy quiero valorar que el gremio del transporte ha decidido levantar el paro”, dijo, aunque reconoció que también que la movilización significó dificultades para el libre tránsito y trajo problemas de desabastecimiento.

La CNTC bajó el paro justo cuando pasaba por su hora más compleja, porque desde el Ejecutivo ya tenían listos los requerimientos por Ley de Seguridad del Estado si no se deponía el paro, y cundía la molestia ciudadana y empresarial por el desabastecimiento de alimentos y combustibles en el sur del país.

El anuncio de la CNTC se produce a horas de que la FedeQuinta anunció la bajada del paro en Valparaíso, en una decisión que evidenció la tensión al interior de la organización liderada por Sergio Pérez.

“Nosotros tomamos una determinación como Quinta Región, con las bases”, dijo Iván Mateluna, presidente de la Fedequinta, quien no escondió su distancia con la CNTC. “Estamos molestos con la actitud (…) cómo se negoció”, señaló el dirigente.

Llamado al Congreso

Con todo, Piñera volvió a empatizar con las demandas de la manifestación de los camioneros: «Sabemos que han sido víctimas de actos de terrorismo», dijo, añadiendo que “entendemos y apoyamos las manifestaciones pacíficas”.

Por eso insistió -en un nuevo llamado al Legislativo- que “necesitamos mejores leyes y mejores instrumentos. Por eso pido al Congreso la pronta discusión y aprobación de estas leyes», dijo.

Entre los proyectos de ley, se encuentra la modernización de las policías y la ley Juan Barrios, ambas normativas eran exigidas por el gremio de camioneros.

Acusación constitucional

La bajada del paro se produjo también en una jornada en que la bancada de diputados de la DC confirmó la presentación de la acusación constitucional en contra del ministro del Interior, Víctor Pérez, por la reacción del Gobierno ante el paro de la Confederación Nacional de Transportes de Chile (CNTC).

Se trata de un libelo que concita apoyo en el resto de las bancadas opositoras y que complica al jefe de gabinete, a quien acusan de tener “mano blanda” con el gremio liderado por Sergio Pérez, exintegrante del comando presidencial de Piñera.

“La acusación constitucional que fue advertida ayer está ya, a partir de ahora, encargada a un equipo que la redacte. El daño ya está hecho, esperamos que no siga el daño y que el Gobierno pueda llegar a un acuerdo con este gremio», anunció esta mañana el expresidente de la Cámara de Diputados acompañado del jefe de ese comité parlamentario, Daniel Verdessi.

Flores relevó que la acción «no es un tema solo de la DC, esto lo ha planteado la oposición con mucha fuerza. Los partidos de la oposición están esperando que a partir de este momento tengamos el documento y se inicie el trámite».

De hecho, el jefe de bancada del PPD, Raúl Soto, indicó que “como bancada hemos dicho que estamos absolutamente abiertos y disponibles a sumarnos a una acusación constitucional”, aunque planteó que “vamos a esperar responsablemente a que culmine ese proceso de negociación entre dicho gremio y el Gobierno”.

Más enfático, el diputado de Acción Humanista Tomás Hirsch apoyó el libelo, señalando que “este paro de camioneros es absolutamente inaceptable en plena pandemia se pone en riesgo el abastecimiento de las familias chilenas. Pero mucho más grave ha sido la actitud negligente del ministro del Interior que no ha actuado frente a este verdadero matonaje”.