Errores que todos cometemos al carga la batería de nuestros dispositivos y que deberíamos evitar

Uno de los primeros componentes que se rompen en los teléfonos móviles son las baterías, antes era fácil reemplazarlas y seguir usando el terminal, pero ahora es misión imposible. Cuidar de este elemento ayuda a que el smartphone se mantenga en buenas condiciones durante más años. 

Un estudio revelaba en 2019 que en Europa existen más de 700 millones de móviles abandonados en los cajones de las casas, sin darles uso ni reciclarlos. Puede que se hayan quedado algo anticuados o que la batería ya no funciona y no se puede recambiar con facilidad. De ahí que la UE quiera que componentes como estos vuelvan a ser reemplazables o al menos más reciclables. 

Mientras la industria y las autoridades se ponen de acuerdo, es importante que los usuarios conozcan cómo cargar correctamente la batería de un terminal para dañarla lo menos posible y que dure más tiempo. 

Aunque no lo parezca no sirve con conectar el móvil al cargador y dejar el teléfono cargando hasta que nos acordemos de él. La mayoría de propietarios suelen cometer una serie de errores que perjudican la conservación de las baterías y su cargador. Estos son los casos que deben evitarse. 

Dejar el cargador siempre en el enchufe

Los cargadores consumen electricidad siempre que están enchufados. Además de aumentar la factura de la luz, se recalientan y pueden provocar incendios o estropearse y dejar de funcionar. A menos que uses una regleta o enchufe inteligente que corta el paso de electricidad cuando no se está usando, es mejor desenchufar el cargador y guardarlo hasta que lo necesitemos.

Dejar que la batería se agote por completo

Cada batería tiene una cantidad precisa de ciclos de carga. Si se deja que el móvil se agote al 0% para volver a cargarlo, estos ciclos terminarán antes. La regla general es que se ponga a cargar cuando la batería está entre el 20 y el 10%.

Cargar la batería al máximo


Del mismo modo, dejar el móvil hasta el 100% de carga agota los ciclos de carga. Lo mejor es cargarlo entre el 80 y el 90%. Además hay móviles que si los dejamos demasiado tiempo cargando se sobrecalientan estropeando el resto de componentes.

Dejar el teléfono cargando por la noche

Por extensión, esto tampoco debe hacerse. Si se deja cargando el móvil toda la noche, se cargará hasta el 100% y estará mucho tiempo el cargador y el móvil recibiendo energía de más. Es el método más cómodo, lo sabemos, pero también uno de los más perjudiciales.

Utilizar el teléfono mientras se carga

Si la batería se está cargando y mientras la seguimos gastando al usar el móvil y tener la pantalla encendida, la batería tiene doble trabajo y puede sobrecalentarse. Mientras estás cargando el teléfono, dale un respiro, déjalo descansar y descansa tú también. Si es una tarea urgente como una llamada, mejor desconecta el móvil, habla y luego vuelve a conectarlo para que siga cargando. 

Cargar el teléfono con la funda


Las fundas son una gran ayuda para proteger los teléfonos de caídas, golpes, arañazos y suciedad, pero no dejan transpirar bien. En los momentos de mayor carga de trabajo como a la hora de cargar el móvil o jugar a videojuegos, cuando el teléfono más calor genera, la funda es como llevar un abrigo de plumas de la cabeza a los pies mientras hacer ejercicios de cárdio. 

Cargar el móvil desde el portátil

Es un recurso muy popular, cuando estamos fuera de casa, en vez de buscar un enchufe, usamos el portátil para volver a cargar el móvil. Si no hay más remedio es una opción, pero este sistema es mucho más lento, implica que la batería debe estar más rato trabajando, sin poder usar los sistemas de carga rápida. No es recomendable usar el portátil como cargador muy a menudo.

Usar cargadores genéricos y de mala calidad

Igual que no debemos recurrir al portátil, tampoco es bueno usar cargadores diferentes al que es compatible con el móvil. Sí, puedes comprar un cargador si has perdido el que venía con el teléfono, pero debe ser de la misma potencia. Si el cargador que usas es más potente o muy flojo, dañará la batería. Fíjate en las indicaciones que vienen en el cargador, hazles una foto y guárdala, si se te pierde intenta comprar el modelo más similar a ese.

Usar aplicaciones desconocidas para controlar la batería

Android y iOS ya ofrecen un seguimiento de la batería y análisis muy completos en los ajustes, pero si aún así quieres descargar una aplicación para comprobar su rendimiento, mucho cuidado con cuál descargas. Este es el tipo de app que suele contener algún virus, es importante reconocer la fuente que ha desarrollado esa aplicación, que sea segura, que no deteriore el funcionamiento de la batería sobre cargándola o que no descargue nada extraño en el teléfono.