Experimentos científicos caseros divertidos y didácticos para hacer con niños

Resulta irónico que los niños de hoy en día tengan a sus disposición más medios, tecnología e información para hacer más cosas que nunca, pero todo les cansa enseguida y rápido se aburren. ¿Qué podemos hacer para entretenerlos?

Las nuevas generaciones cambian sus gustos, pero a casi todos los niños les interesan las manualidades y los experimientos. Más aún si los ponen en práctica con sus padres.

Hemos recopilado algunos experimentos científicos caseros para hacer con niños divertidos y didácticos. Todos se pueden poner en práctica con cosas que tienes en casa. No cuestan dinero y son entretenidos y muy espectaculares.

No solo aprenderán ciencia y se interesarán por cómo funcionan las cosas. También se divertirán de lo lindo preparando el experimento y, especialmente, poniéndolo en práctica y descubriendo los resultados.

Dependiendo de la edad de los niños es aconsejable la supervisión de un adulto. Pero nos hemos preocupado de buscar pruebas que no supongan ningún peligro. Todas son inofensivas, aunque algunas puede requerir materiales que debe manejar un adulto.

Experimentos caseros para niños

Elige los que más te interesen, y cuéntamos en redes sociales si te han funcionado…

Convertir monedas viejas en nuevas

Este sencillo experimento puede servir para que los pequeños aprendan qué es una reacción química.

Busca un puñado de monedas de cobre oxidadas o muy sucias, que tengas en casa. En un bote trasparente pon media taza de vinagre blanco y una cucharadita de sal.

Haz que los niños metan las monedas y remuevan con una cuchara durante un minuto. Mágicamente, toda la suciedad habrá desaparecido y las monedas parecerán nuevas.

Puedes explicarles que el ácido acético del vinagre, al mezclarse con la sal, disuelve el óxido de cobre.

¡Tu dibujo se mueve!

Reta a los niños a que dibujen un animal o una persona con un rotulador, y que consigan que se mueva solo.

Cuando se rindan, busca un rotulador borrable, de esos que se usan para pintar en las pizarras blancas, y que huela a alcohol. También necesitas un plato de porcelana o vídrio (que sea muy deslizante).

Dibuja cualquier cosa en el plato con el rotulador. Vierte un poco de agua y mueve el plato para que el dibujo se desprenda y flote en el agua, moviéndose sobre el líquido.

Según explica ÁrbolABC, lo que ocurre es que el agua disuelve el alcohol del rotulador, dejando solo los pigmentos de color, que son insolubles y flotan en el agua.

Huevos de colores

Con este sencillo experimento científico para niños crearán huevos de colores para Pascua, un cumpleaños, o simplemente para decorarlos. Puedes organizar un concurso y dar algún premio a quién más esfuezo dedique a la decoración.

Solo necesitas un poco de vinagre, y colorante alimenticio que se usa en reportería. Preferiblemente de varios colores.


Surface Laptop Go

Surface Laptop Go es el portátil más ligero de Microsoft, ideal para teletrabajar y estudiar. Con mejoras en la cámara para las videollamadas, teclado completo, encendido instantáneo, carga rápida y batería para todo el día.

Pon agua a hervir y viértela en un bol o una taza, en cantidad suficiente para que cubra todo el huevo. Añade una cucharada de vinagre.

Haz que los niños viertan un poco de colorante alimenticio de su color favorito. Remover y meter el huevo dentro, asegurándonos de que está completamente sumergido. Solo hay que esperar 5 minutos, sacar el huevo, y al secarse la cáscara habrá cambiado de color. ¡Hora de decorarlo!

Nieve artificial… con pañales

Si tienes pañales en casa, puedes enseñar a los niños a fabricar nieve artificial para decorar el árbol en Navidad, o para sus juegos.

Rompe los pañales con unas tijeras y extrae el material interior. Básicamente es algodón y poliacrilato de sodio, que es un polímero muy absorbente.

Agita el algodón sobre un plato para que caiga el poliacrilato. Solo tienes que añadir agua, y el polímero se transformará en nieve artificial. Puedes verlo en este vídeo:

 Si lo prefieres, también puedes comprar directamente el poliacrilato de sodio en Amazon. Solo tendrás que añadir agua para crear la nieve.

Tinta invisible

Enseña a los niños a escribir mensajes secretos con tinta invisible usando este sencillo experimento científico.

Solo tienes que exprimir un limón en un vaso y añadir una cucharada de agua. Haz que lo niños escriban algo usando ese líquido con un pincel.

Para leer el mensaje. acercar un mechero o una vela por la parte de atrás del papel, teniendo cuidado de no quemarlo. El calor oxida el limón, haciendo que se vuelva marrón. Esto permite leer el mensaje.

Volcán artificial

Este experimento es un clásico de las películas americanas. Es muy espectacular, y nunca falla.

Busca una botella o un bol alto y llénalo al 25% con vinagre. Por un chorro de jabón de lavar los platos. Puedes añadir colorante alimenticio rojo para darle más realismo.


Kindle

Este lector de libros electrónicos es el más asequible de Amazon. Pesa poco y además ahora incluye una característica muy demandada como es la pantalla retroiluminada.

Ya solo queda añadir una cucharada de bicarbonato… ¡y el volcán entrará en errupción!

Lo que ocurre es que el vinagre y el bicarbonato producen una reacción química que hace que el jabón se transforme en espuma, asemejándose a una erupción volcánica.

Dibujos sobre… leche

Para esta actividad infantil lo único que necesitamos es leche, colorante alimentario, jabón de lavar los platos, y unos bastoncillos de esos que se usan para limpiar los oídos.

Vertemos un poco de leche en un plato, preferiblemente plano, y ponemos encima una gota de colorante alimenticio. Si tenemos varios colores diferentes, mucho mejor.

Ponemos una gota de jabón en el bastoncillo y lo colocamos sobre el colorante, sin tocar el fondo del plato. Se produce una reacción que agita el colorante sobre la leche. Puedes verlo en este vídeo:

Tenedores acróbatas

Este experimento ciéntifico para niños propuesto por Disney es muy divertido y espectacular. Incluso se puede organizar un concurso para ver quien lo consigue primero.

Se trata de equilibrar dos tenedores de plástico para que se balanceen sobre un palillo pinchado en el corcho de una botella. El principio es el mismo que usan los acróbatas para caminar sobre una cuerda.

En este vídeo explican cómo hacerlo:

Es muy sencillo y el resultado impresiona.

Lámpara de lava casera

Ningún niño puede resistirse a una lámpara de lava, que además es sumamente sencilla de llevar a cabo.

En un vaso alto o un jarrón transparente, lo llenamos de aceite hasta que cubra tres cuartas partes. Añadimos un chorro de agua y algunas gotas de colorante alimenticio de diferentes colores.

La clave está en el ingrediente final: una pastilla efervescente, como las que se toman para los resfriados.

Puedes ver el resultado en ese vídeo:

Hemos visto 9 experimentos científicos caseros para hacer con niños divertidos y didácticos.