La UEFA Nations League se consolida en el viejo continente

Cuando el máximo organismo de balompié de Europa dio a conocer el nuevo torneo que llevarían a cabo los combinados nacionales de su jurisdicción, muy pocos aficionados al fútbol encontraban un aliciente para seguirlo.

Después de la primera edición, esta concepción ha cambiado radicalmente, motivado en gran parte, por la intensidad con la que encaran las selecciones cada partido de la Liga de las Naciones. Competición dividida en tres divisiones, en la que muchas escuadras ansían poder englobarse en los Grupos A, ya que en esos 16 equipos se encontrará el flamante campeón del torneo.

Todo ello, se explica con detalle en la siguiente infografía de Bwin, poniendo a las claras la dificultad que atesora este torneo para poder reinar. Únicamente, una escuadra de cada grupo, de los cuatro que conforman la denominada primera división del viejo continente, conseguirán el billete para la fase final del torneo, en el que dos victorias podrán llevarlas a la gloria.

En lo que se refiere al Grupo A, Italia parece tener un camino más o menos asequible para llegar al momento culmen de la competición. Roberto Mancini cuenta a sus órdenes con una selección joven llamada a hacer grandes cosas en un futuro cercano y qué mejor momento que esta UEFA Nations League para empezar a escribir su historia. Rivales como Polonia o los Países Bajos intentarán pugnar por el primer puesto y dejar en la estacada a la selección italiana.

Por su parte, el Grupo B tiene dos claros favoritos a luchar por la primera posición hasta la última jornada. Bélgica e Inglaterra son estos dos combinados nacionales, aunque parece que los de Roberto Martínez parten con cierto favoritismo en las apuestas de la UEFA Nation League. El conjunto belga cuenta con la mejor generación de jugadores de toda su historia, y es muy probable que pasen muchas décadas hasta que puedan aunar una plantilla de quilares como la actual. Nombres como Courtois, Lukaku, Carrasco, De Bruyne o Hazard así lo demuestran, pero deben materializar esa supuesta superioridad dentro del terreno de juego y no caer de forma prematura como en anteriores competiciones.

Portugal y Francia están llevando la lucha más igualada del torneo hasta el momento. Ambos cuentan con dos victorias en dos jornadas en su casillero, y el choque en el que se verán las caras determinará la suerte del Grupo C. La actual campeona del Mundo pugna con la vigente campeona de Europa por el primer puesto del grupo, con lo que hacer predicciones en esta parte del cuadro no es más que una quimera.

La España de Luis Enrique comanda las opciones de clasificación en el Grupo D. Los dos empates de Alemania en las dos primeras entregas del torneo invitan al optimismo de una selección española completamente renovada y que quiere volver a la senda de la conquista de títulos. 

¿Qué escuadra conseguirá la corona de una Liga de las Naciones cada vez con más interés?