Los Bad Boys 2.0 se convirtieron en los Loser Boys

Iván Holguin López / @ivan_baloncesto

En el mundo del deporte los grandes hitos, como el conseguido el día de martes por los Nuggets de Denver, vienen acompañado —en la mayoría de los casos— de un fracaso de su contraparte, en este caso de los Clippers de Los Ángeles; uno de los máximos favoritos a llevarse el anillo de campeón de esta temporada y cuya eliminación podría causar una limpieza en el equipo.

Posiblemente la despedida de los Clippers de Playoffs, traiga consigo el despido del entrenador Doc Rivers, que ha estado en el equipo desde hace 9 años y ya ha perdido dos semifinales de conferencia en las que estaba liderando 3-1 la serie (una con Rockets en la 2014-2015 y la de este año contra los Nuggets). Pero los motivos por los que este equipo estructurado para un anillo termine siendo eliminado van mucho más allá del banquillo de Rivers.

Desaparición de la ofensiva

Los Clippers fueron durante la temporada regular la cuarta mejor ofensiva de toda la liga, anotando 116.3 puntos por partido, que le permitieron establecerse como segundos en la Conferencia Oeste. Sin embargo, en su serie de 7 juegos contra Denver solo promediaron 103.1 unidades por juego, es decir una caída abrupta de 13.2 puntos.
Pero lo que es aún peor es que en la serie entre Clippers y Mavericks de primera ronda, el equipo californiano promedió 126.7 puntos por juego, lo que significa que entre una serie y otra dejo de anotar 23.6 puntos por partido.

Casi todos los nombres desaparecieron ofensivamente por parte de los angelinos, de los 27.1 puntos de promedio en la campaña, Kawhi Leonard solo promedio 24.3, Paul George mantuvo sus 21.5 puntos de promedio. Pero lo realmente grave vino en el resto de la plantilla en especial Montrezl Harrell que bajó de 18.6 a 11.7; Lou Williams de 18.2 a 10.0 y Patrick Beverley que pasó de 7.9 a 6.0.

Se jugó al ritmo de Denver. Pero, ¿Cómo se puede explicar esta disminución abismal en los puntos anotados por Clippers entre una serie y otra? Pues fácil, por el Pace. Este es una estadística que maneja la NBA y significa el promedio estimado de posesiones de un equipo durante los 48 minutos de acción. En otras palabras cuantas posesiones tiene un equipo durante el partido, a mayor cantidad de posesiones mayor es la probabilidad de anotar —bueno, en teoría—.

Entonces pasemos a explicar la incidencia del Pace. Los Clippers fueron durante la temporada regular el octavo equipo con mayor Pace de la liga, promediando 101.5 posesiones por encuentro, algo que mantuvieron en su serie de primera ronda ante Mavs, donde tuvieron 101.8, es decir, un ritmo rápido de juego. Pero todo esto cambio ante los Nuggets.

Los Nuggets fueron el vigésimo noveno —de treinta— equipo con Pace más bajo en la campaña regular promediando tan solo 97.1 posesiones por encuentro. Lo que se traduce en un estilo de juego más lento. Ahora bien en la serie entre ambos equipos, la defensiva de los Nuggets hizo que todo se jugara a su ritmo, reduciendo el Pace de los Clippers a tan solo 93.7. Casi 7 posesiones menos que lo habitual, algo que se puede traducir en 14 o 21 puntos; justo la cantidad de puntos menos que promedió.