No tires el agua de la pasta: tiene una sorprendente utilidad

Espaguetis, macarrones, ñoquis… La pasta italiana es una de las comidas más populares del mundo porque es muy fácil de preparar, aguanta semanas en la despensa (la pasta seca) y es muy sabrosa.

Para preparar la pasta seca, antes hay que cocerla en agua unos minutos. Cuando se extrae la pasta el agua resultante suele acabar en el fregadero. Pues bien, según nos cuenta TICbeat, los cocineros expertos aconsejan no tirar el agua de la pasta, porque tiene una sorprendente utilidad.

Este agua, si la pruebas, no tiene un buen sabor, y posee un color turbio que le hace parecer agua sucia. Pero todo se debe al almidón proveniente de la pasta. Y es precisamente este almidón el que vamos a aprovechar.

Cuando pongas a cocer espaguetis, macarrones, o cualquier otro tipo de pasta italiana seca, completado el proceso extrae la pasta con unas pinzas o un tenedor de pasta.

Si te ha sobrado mucho agua puedes tirar un poco, ya que no la necesitamos toda. Tan solo vamos a usar el equivalente a un taza de café.

El truco es el siguiente: deja el equivalente a una taza dentro de la cazuela, y añade la salsa que vas a usar con la pasta: boloñesa, carbonara, simple tomate frito, pesto, cualquiera sirve. ¿Por qué hacemos esto?

El almidón que hay en el agua de la pasta cocida espesa la salsa. Y la sal, refuerza su sabor. Gracias a este agua la salsa va a tener más cuerpo, y va a saber mejor.

Ya solo queda añadir la pasta, remover, y tendrás un delicioso plato más sabroso que nunca. Eso sí, ten en cuanta que la cantidad de agua que dejes depende de la cantidad de salsa que vayas a usar, porque si hay demasiada, la aguará.

Si no sabes cuánta sal hay que echar a la pasta, aquí te lo explicamos. Y recuerda que comer pasta, alarga la vida. ¿Qué más se puede pedir?