Personas que necesitan urgentemente aprender a aparcar

Si conducir es todo un arte, aparcar es una auténtica maestría. Hay personas que conducen estupendamente, pero que, cuando toca dejar el coche bien colocado en algún sitio, se lían más que el cable de los auriculares.

Aparcar requiere de una percepción espacial muy buena, además de una técnica pulida y refinada. Si no se cumplen todas estas cosas, lo que nos pasará es lo mismo que le ha pasado a los protagonistas de nuestras fotos de hoy:

Encima le reclama al de enfrente

Tiene pinta que están aprendiendo a conducir… pero no hay que ser un experto para saber que así no se aparca un coche (a no ser que quieras que te lo decoren con una llave… ya me entendéis).

El mítico ‘piquito’

Pocas cosas dan más rabia que llegar y ver que el de detrás te ha hecho esto. Este es el tipo de situaciones que ponen a prueba nuestra paciencia como seres humanos.

Un poco despegado del borde

Por lo general, cuando aparcamos pegados a la acera, intentamos dejar un pequeño margen para no rayar las llantas… pero una cosa es dejar un pequeño margen y la otra esto que vemos en la foto.

No hay suficiente espacio para su poca vergüenza

Hay personas que se piensan que, por tener un cochazo, ya pueden hacer lo que les dé la gana… tarde o temprano, acaban pagándolo.

Creo que no ha leído bien el cartel

Creo que se refería a los carritos de la compra, no a tu coche familiar. Luego ser hará el loco, como que no se ha enterado… pero es tan evidente que ofende.

Se ha pasado un poquito

Me gustaría saber cómo alguien llega hasta ese punto sin echar el freno… y, sobre todo, me gustaría ver cómo se lo monta para sacar el coche después. Lástima que no tengamos el vídeo.

¡Ahí ya está bien!

Otra de las cosas que pasan cuando te fías de la persona que te está dando las indicaciones. Lo bueno es que ahora le has hecho una nueva entrada a ese edifico, que en verano toda circulación de aire es poca.

Para asegurarse

Hay gente que apura demasiado las cosas… y luego está esta persona. Casi que se puede aparcar otro coche en todo el espacio que ha dejado detrás.

A nadie le importa tu jardín

Y menos mal que no había una piscina, porque ahora se estaría pegando un refrescante chapuzón.

A ver quién es el valiente que le dice algo

Hay seres humanos que son tremendamente despreciables, y luego está el tipo de personas que hace este tipo de cosas. Tienen un lugar muy especial reservado en el Infierno.

El coche azul se pasó ahí toda la noche

Lo peor de todo es que, si lo piensas bien, creo que los otros coches podrían salir sin demasiado problema.

No hay nieve que intimide a este señor

Por suerte, él siempre va equipado con un kit de escalada, en caso de que le pasen este tipo de cosas.

A vosotros, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Alguna vez os habéis topado con algo parecido? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Guía del Varón.

La entrada Personas que necesitan urgentemente aprender a aparcar aparece primero en CABROWORLD.