Por primera vez en 40 años, los vinilos ya generan más ingresos más que el CD

El CD camina hacia su desaparición. O al menos, hacia su insignificancia. Allí estuvo el vinilo durante 30 años, hasta que ha resucitado de forma inesperada. Por primera vez desde 1986 la venta de vinilos supera en ingresos al CD, en Estados Unidos. Algo similar ocurrió en 2019, pero en relación a las copias vendidas, no a los ingresos.

La RIAA, la asociación de las compañías musicales americanas, ha publicado hoy el informe de ventas de la música en la primera mitad de 2020, en Estados Unidos.

En las estadísticas se refleja que las ventas de CDs se han desplomado un 47,6% en 2020, cayendo de los 247 a los 129 millones de dólares. La RIAA culpa al Covid-19: el cierre de tiendas de música y centros comerciales ha afectado muy negativamente a las ventas de CDs musicales desde febrero.

Parece una causa razonable, pero entonces, ¿por qué el confinamiento no ha afectado igual a los vinilos, si también es un formato físico que se vende en tiendas?

Al contrario que los CDs, los LPs han crecido en ventas den 2020, pasando de los 224 a los 232 millones de dólares, un aumento del 3,6%. Tiene mucho mérito, teniendo en cuenta que, como hemos dicho, las tiendas físicas han estado meses cerradas.

El formato físico suma otra victoria: ha generado más ingresos que la descarga de música digital, es decir, la venta de música digital por canciones o álbumes individuales, al estilo de iTunes.

Pero hay que poner estos datos en perspectiva: las ventas de vinilos apenas representan el 4% de los ingresos de la industria. Las ventas de formatos físicos, el 7%. Superan a las descargas digitales (6%), pero la gran triunfadora es la música en streaming, que supone el 85% de los ingresos para las discográficas.

En total la industria musical norteamericana ingresó 5.700 millones de dólares la primera mitad de 2020, frente a los 5.400 millones del mismo período en 2019.

Los suscriptores de plataformas musicales de streaming han aumentado de los 58,2 a los 72,1 millones en solo un año, en Estados Unidos.