Rechazo a Escazú le sigue penando a La Moneda: canciller Allamand protagoniza acalorada discusión con senadores en comisión de Medio Ambiente

Este lunes, fueron citados a la comisión de Medio Ambiente del Senado liderada el socialista Alfonso de Urresti, el canciller Andrés Allamand y la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt. El tema en cuestión era el conocido: el rechazo del Gobierno a suscribir el Acuerdo de Escazú. En la instancia, repitieron los mismos argumentos que esgrimieron la semana pasada en la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados.

Sin embargo, no terminó igual que la semana pasada, ya que finalizó 40 minutos más tarde del horario tope, que era las 14 horas. Y pudo seguir más, ya que la sesión finalizó debido a que Allamand dijo que tenía compromisos impostergables y previos.

Los ánimos en la comisión estuvieron tensos en todo momento. La instancia comenzó con la intervención de los ministros y posteriormente continuaron Paulina Astroza, profesora de Derecho Internacional de la Universidad de Concepción y doctora en Ciencias Políticas y Sociales, y Valentina Durán, directora del Centro de Derecho Ambiental de la Universidad de Chile. En la ocasión, ambas académicas refutaron los puntos entregados por el Gobierno para solventar su posición.

Después habló el senador PPD Guido Girardi, quien criticó en duros términos los argumentos de La Moneda para no firmar Escazú: “Esta reunión me parece que es muy grave lo que hemos escuchado. Aquí ha habido falta a la verdad, engaño, tergiversación y hay un problema de probidad de los entrecomillas expertos porque han señalado cosas que no son. Además, creo que este gobierno está, yo diría activamente, interesado en violar derechos humanos”, dijo, agregando que considera «lamentable que se trate a esta comisión como si fuéramos ignorantes, porque yo creo que hay que tener un rigor intelectual”.

“No se puede decir que se comparte todos los aspectos que están contenidos en el tratado y después de manera absolutamente frívola, sin fundamento, decir que no se va a firmar porque hay un problema de forma. No tenemos por qué aceptar ser insultados intelectualmente. Aquí hay un conjunto de argumentos que si fueran como lo ha planteado la Cancillería, Chile no podría haber adscrito ningún tratado (…) Yo pienso que la Cancillería está lejos del nivel que se requiere para enfrentar materias como ésta y yo valoro mucho lo señalado por Paulina Astroza porque creo que es una demolición, literalmente, de los argumentos falsos, falaces que ha tenido la Cancillería”, añadió.

«Este gobierno va a pasar a la historia como el peor gobierno ambiental de estas décadas. Nunca había habido un gobierno que tuviera el nivel de liviandad y de aprovechamiento político en temas ambientales. Por último yo creo que hay que tener un poco de pudor, si uno no tiene ningún compromiso con el medio ambiente, lo que sí no corresponde es que al mundo entero se publicite que este gobierno tiene un liderazgo ambiental y que tiene un compromiso con el medio ambiente que es totalmente falso, es publicidad engañosa”, finalizó.

La respuesta de Allamand y el «Armonyl»

Girardi se extendió en su discurso, por lo que fue detenido por un compañero de comisión. El que no estuvo de acuerdo con lo expuesto por el PPD fue el UDI José Miguel Durana, quien tachó como «inaceptables» las declaraciones de Girardi. Ahí explotó todo en la comisión.

Otro que criticó a Girardi fue Rodrigo Galilea (RN): «La incontinencia verbal del senador Girardi superó todos los límites de lo que yo había visto en el Senado”. Isabel Allende (PS), en tanto, lamentó «el clima porque yo creo que este es un tema demasiado relevante que ha suscitado un interés y crítica internacional”.

Allamand posteriormente pidió la palabra y calificó como «verdaderamente impresentable» que Girardi, «bajo su conducción se abra un espacio para los insultos y las diatribas. Las expresiones del señor Girardi, que habla de engaño, faltas a la verdad, argumentos falsos, toda esa diatriba ya la conocemos, es cuando las personas no tienen ningún argumento. (…) ¿Cómo vamos a continuar la sesión si esto se va a transformar en un intercambio de insultos? Nosotros no estamos dispuestos a eso, nosotros no hemos insultado a nadie y no tenemos por qué aceptar ser insultados”.

De Urresti, en su calidad de presidente de la comisión, llamó a la calma, asegurando que velarían “por el respeto de todos y cada uno de los invitados y senadores. Yo les pediría a los colegas que (se tomen) un ‘armonyl’, estén calmados, no interrumpan, la palabra se le va a otorgar a todos”.

Tras cartón, Allamand dijo que se retiraba, pero De Urresti contraatacó: “Ministro con mucho respeto y la franqueza que uno tiene, no me venga con cosas. Ustedes la semana pasada no vinieron a la sesión citada por el Senado y ahora están con problemas de tiempo. Un mínimo de respeto”.

La ministra Schmidt, de forma más escueta, indicó que tienen «una agenda ambiental tremendamente fuerte” y que “aquí se pone en cuestionamiento la agenda ambiental del gobierno y me parece inaceptable”. También recordó que “es el Presidente de la República quien tiene la facultad de determinar si la firma de un tratado internacional es conveniente para Chile”

Girardi solicita sesión especial en el Senado

El senador Guido Girardi se refirió posteriormente a lo ocurrido en la comisión, indicando que va a solicitar “una sesión especial del Congreso para ver este tema porque realmente me parece gravísimo que Chile permita que se viole los derechos humanos en materia ambiental”.

El parlamentario consideró “muy grave lo escuchado en esta reunión. Aquí ha habido falta a la verdad, engaño, tergiversación y un problema de probidad, particularmente, porque los “expertos” dicen cosas que no son (…) nos creen ignorantes y nos insultan con argumentos sin espesor, ni rigor intelectual (…) si fuera como lo ha planteado la Cancillería, Chile no podría haber suscrito ningún tratado”.

Agregó que “los derechos humanos no sólo se violan cuando se dispara indiscriminadamente, si no también cuando se niega la participación y el acceso a información (del efecto medioambiental) de los proyectos productivos”.

«Este Gobierno vaya a pasar a la historia como el peor en esta materia y que no quiere resguardar lo que el propio Estado de Chile propuso al mundo como un mínimo civilizatorio”, lamentó.