Los niveles de procesamiento y rendimiento con los que cuentan los móviles actuales podrían permitir que estos pequeños dispositivos se convirtieran en un ordenador. Esta es la propuesta en la que están trabajando Samsung y LG.

Son muchos los proyectos y marcas que proyectan un futuro en el que los móviles y los ordenadores se conviertan en un todo. No sería incorrecto afirmar que los smartphones que usamos a día de hoy ya son pequeños ordenadores en sí, sólo les faltaría conectarse a una pantalla, teclado y ratón para que su uso sea más cómodo en determinadas situaciones. Algunas funciones desarrolladas por Google y el dispositivo Samsung DeX, son un buen ejemplo de ello. 

Los siguientes proyectos con este objetivo corren a cargo de Samsung y LG. Según explican en ET News, ambas compañías están inmersas en proyectos muy similares, pero independientes. La idea es cuanto menos peculiar, pero de hacerse realidad podría ser toda una revolución. En vez de llevar un portátil en la mochila, llevaríamos todo un equipo de mesa a cualquier parte.

Pantalla de buen tamaño y calidad, teclado y ratón, junto al smartphone que haría de las veces de torre del ordenador. Dicho así parece un poco utópico, sin embargo, de funcionar sería todo un avance. El monitor, el periférico que mayor espacio ocupa como para llevarlo de viaje, tendría que será lo más ligero y delgado posible. No necesitaría más que la batería, y los sistemas de conexión, el resto correría a cargo del terminal. 

Se podría pensar que es más una idea inicial más que un proyecto en firme, pero según esta nueva información, tanto LG como Samsung ya le habrían dado nombre y forma a su monitor. Hablamos de la pantalla DeXbook con resolución FullHD (1.920×1.080 pixels) de 14,1 pulgadas de tamaño, que pesará algo menos de 1kg, y dispondrá de una batería de 10.000 mAh.

Por otro lado, LG estaría trabajando en un proyecto llamado Cloud Top con una pantalla de 14,1 pulgadas, resolución FullHD, que pesaría sólo 600 gramos y contaría con una batería más humilde, de 5.000 mAh, un tamaño que ya hemos visto en varios móviles de gama media como el Samsung Galaxy M20 o el Xiaomi Redmi 8.

Para ambas propuestas se barajan precios de 300 y 400 euros para cuando se presenten, supuestamente, en el segundo trimestre de 2020. Tendremos que esperar a esa fecha para conocer más detalles sobre ambos proyectos y valorar su posible utilidad. Poder llevar el móvil simplemente y conectarlo a un teclado y pantalla en cualquier lugar como si fuera nuestro ordenador puede ser muy útil, el hecho de llevar la pantalla con nosotros ya nos causa más dudas.