Se aplaza por un día la competición tenística después del boicot anunciado por Osaka tras el ataque a afrodescendiente en Wisconsin

Los organizadores y los máximos directivos del tenis mundial, decidieron esta noche aplazar por una día la competición del torneo de Cincinnati, que se disputa en Flushing Meadows, como apoyo a la protesta contra la desigualdad racial y la injusticia social.

“Como deporte, el tenis está adoptando colectivamente una postura contra la desigualdad racial y la injusticia social que, una vez más, ha pasado a primer plano en los Estados Unidos”, expresó un comunicado firmado por la USTA, ATP y WTA.

De acuerdo a las tres organizaciones, responsables del torneo de Cincinnati, la decisión fue tomada de manera conjunta y unánime y en la misma se destaca el compromiso del deporte del tenis con las causas sociales.

“En acción conjunta hemos decidido reconocer este momento con el aplazamiento de la programación prevista para el jueves, 27 de agosto. La competición del torneo de Cincinnati se reanudará el viernes, 28 de agosto”.

No está claro, o al menos no se ha dado ninguna información oficial al respecto, si las tres organizaciones hablaron ya con Osaka, de 22 años, y la ganadora del Abierto de Estados Unidos del 2018, les confirmó que el viernes, si estaría lista para disputar la semifinal frente a Mertens.

El boicot de Osaka generaba graves problemas a los organizadores del torneo en cuanto a los derechos de trasmisión de los partidos, y de inmediato se trató de buscar una solución alternativa.

La decisión llegó horas después que la tenista japonesa Naomi Osaka, cuarta cabeza de serie, ganadora de dos títulos de Grand Slam, anunciase a través de su cuenta de Twitter, que no iba a presentarse al partido de semifinales que, este jueves, tenía previsto disputar contra la belga Elise Mertens.

Osaka, que en su cuenta de Twitter utilizó la expresión “genocidio” al calificar la actuación policial en Estados Unidos, explicó en su cuenta de Twitter que su postura estaba motivada como protesta por el tiroteo ocurrido el pasado domingo en la localidad de Kenosha (Wisconsin).

La policía local, durante el intento de detención de Jacob Blake, un hombre negro de 29 años, un agente, presuntamente le disparó por la espalda hasta siete veces cuando intentó subirse al vehículo que conducía y en cuyo interior estaban tres de sus hijos.

“Hola, como muchos de ustedes saben, estaba programada para jugar mi partido de semifinales mañana. Sin embargo, antes de ser una atleta, soy una mujer negra”, escribió Osaka. “Y como mujer negra, siento que hay asuntos mucho más importantes que necesitan atención inmediata, en lugar de verme jugar al tenis”.

“No espero que suceda nada drástico si no juego, pero si puedo iniciar un debate en un deporte de mayoría blanca, y considero que es un paso en la dirección correcta”.

Osaka en su comunicado también escribió que “ver el genocidio continuado de los negros a manos de la policía me hace sentir honestamente enferma del estómago. Estoy exhausta de que aparezca un nuevo hashtag cada pocos días y estoy extremadamente cansada de tener esta misma conversación una y otra vez. de nuevo”