Un iceberg de 110 km2 se desprende de la plataforma de hielo más grande del Ártico

En el noreste de Groenlandia se encuentra la plataforma de hielo más grande del Ártico, conocida como 79N. Allí se está dejando sentir con fuerza el cambio climático: las imágenes satelitales han permitido a los científicos ver que se ha desgajado un enorme iceberg con una extensión de 110 kilómetros cuadrados. 

Los expertos esperaban que se produjera este desprendimiento más pronto que tarde. En los últimos años, las temperaturas medias del aire y el agua han ido en aumento a causa del calentamiento global, y todo apunta a que la plataforma 79N se va a ir desintegrando de manera progresiva. 

Tal como explica el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS por sus siglas en inglés), los cambios anuales de esta plataforma de hielo se miden a partir de imágenes satelitales, donde se pueden observar las pérdidas de masa de hielo. En los dos últimos años, estas pérdidas superaron los 50 kilómetros cuadrados, y desde que los científicos empezaron a estudiarlo en total se han desprendido 160 kilómetros cuadrados de hielo.


GEUS / ESA

«Deberíamos estar muy preocupados por lo que parece ser una desintegración progresiva de la plataforma de hielo más grande que queda en el Ártico, porque río arriba es la única corriente principal de hielo de Groenlandia, que drena el 16% del depósito de hielo interior», señala Jason Box del GEUS.

Si bien es normal que se desprendan trozos de hielo de los glaciares, solo se desgajan áreas tan grandes en circunstancias excepcionales. El problema es que, desde 1980, la temperatura del aire en la zona ha aumentado alrededor de 3 grados, y en los veranos de 2019 y 2020 se han registrado picos récord.

Los científicos están preocupados por las terribles consecuencias que puede suponer un deshielo progresivo de Groenlandia. Una investigación publicada en Nature el pasado mes de diciembre reveló que el deshielo de Groenlandia ha contribuido al aumento del nivel del mar en 1,1 centímetros. Según un estudio de la Universidad de Lincoln (Gran Bretaña), este fenómeno podría elevar el nivel del mar entre 10 y 12 centímetros para el año 2100.

[Vía: Science Alert]