Un “Tsunami” de solidaridad

Iván Holguin López / @ivan_baloncesto

La cuarentena paró al mundo deportivo, pero no todos se han detenido, uno de ellos es el ala-pívot venezolano, Luis “El Tsunami” Bethelmy, quien en medio de la pandemia anunció la creación de la Fundación Bethelmy, con ella busca “ayudar a que los niños de mi pueblo natal (Güiria) mejoren su forma de vida. Quiero que tengan una infancia llena de bonitos recuerdos, donde la alimentación, la educación y la salud no sean un problema para ellos”, comentó el jugador de la selección venezolana de baloncesto.

Bethelmy de dilata carrera dentro del baloncesto local, donde ha ganado númerosos campeonatos tanto con Cocodrilos de Caracas como con Guaros de Lara, se crió en Güiria donde forjó sus primeros recuerdos y a pesar de que ya no vive allí guarda un profundo amor por su tierra natal. «Describir a Guiria es algo inefable, el solo recordar mi calle, mi casa materna, mis amigos y vecinos; me hace volver a mi niñez. Cada vez que tengo la oportunidad de visitar ´mi terruño´ lo hago«, aseguró Bethelmy.

Una Fundación que ya camina

El pasado 26 de junio la Fundación dio sus primeros pasos, ya que llevó a cabo su primer evento oficial al darle desayuno a 68 niños y niñas del sector La Colombina de Güiria. “Me siento contento, vamos poco a poco, haber arrancado es un paso grande, pero no me conformo quiero seguir poniendo granito a granito para que la fundación se establezca de manera sólida en el tiempo”, aseguró el oriental.

El sucrense aseguró que todo aquel que quiera colaborar con la Fundación será bien recibido. «Como toda institución sin fines de lucro, abrimos las puertas a todo aquel que desee sumarse, siempre y cuando tenga nuestras mismas intenciones y que sus acciones vayan en el bienestar de los niños», reconoció «el Tsunami». 

El nacido en Güiria no ve, ni quiere imponer límites a su Fundación: “Nuestra intención es otorgar bienestar, no nos ponemos un techo, hay que ir poniendo metas para cumplir más objetivos, me gusta hacer más no decir, cuando las cosas quedan en palabras es frustrante y por eso hoy junto a mi equipo de trabajo iremos viendo el crecimiento de la Fundación.”

Bethlemy no quiso desaporvechar la oportunidad de mandarle un mensaje a todos los niños del país «El Consejo más grande que le puedo transmitir a todos los niños es que se preparen, que estudien, que sean hombres y mujeres de bien en el futuro, la herencia más grande que nuestros padres nos dan son los principios y valores, y yo quiero que ellos tengan siempre presente eso.», concluyó el oriental.